La mamografía como método de cribado para detectar el cáncer de mama

La mamografía como método de cribado
para detectar el cáncer de mama

  • ¿Cuáles son las beneficios y perjuicios de participar en un programa de cribado para detectar el cáncer de mama?
  • ¿Cuántas mujeres se beneficiarán al participar en el programa de cribado y a cuantas se perjudicará?
  • ¿Cuál es la evidencia científica?

Resumen

Cuando se publicó por primera vez este folleto en 2008, el resumen fue:

Podría ser razonable participar en cribados con mamografía como método diagnóstico para cáncer de mama, aunque al mismo tiempo podría ser razonable no hacerlo ya que este cribado ha demostrado tener tanto beneficios como perjuicios.

Si 2000 mujeres son valoradas regularmente durante 10 años, una se beneficiará del cribado debido a que se evitará una defunción por cáncer de mama.

Al mismo tiempo, de estas 2000 mujeres, 10 mujeres sanas serán diagnosticadas como pacientes con cáncer de mama y en consecuencia serán tratadas innecesariamente. Estas mujeres llegarán a sufrir la extirpación de una parte o la totalidad de su mama, muchas de ellas recibirán radioterapia y algunas de ellas quimioterapia.

Adicionalmente, 200 mujeres sanas serán afectadas por una falsa alarma. La tensión psicológica durante el lapso de tiempo entre saber si tienen o no cáncer y, a veces después del diagnóstico, puede ser importante.

Estas cifras se obtuvieron a partir de ensayos con asignación aleatoria de la mamografía de cribado. Sin embargo, desde que estos ensayos se llevaron a cabo, el tratamiento del cáncer de mama ha mejorado considerablemente. Estudios más recientes sugieren que el cribado mamográfico puede no ser eficaz para reducir el riesgo de morir por cáncer de mama.

El cribado mamográfico diagnostica como pacientes con cáncer de mama a mujeres sanas que nunca desarrollarían síntomas de cáncer de mama. El tratamiento de estas mujeres sanas aumenta su riesgo de morir, por ejemplo, por enfermedades del corazón y cáncer.

Por lo tanto, no parece razonable participar en cribados de cáncer de mama. De hecho, al no participar en los cribados, el riesgo de4 tener un diagnóstico de cáncer de mama se reduce. Sin embargo, a pesar de ello, algunas mujeres todavía podrían desear ir al cribado.